“Sólo el trabajo multilateral dará las respuestas necesarias”

En exclusiva. Desde Nueva York, el flamante Secretario General de Naciones Unidas conversó con Gestión Sustentable sobre los principales desafíos de la agenda global del desarrollo y abogó por el diálogo entre países.

Nueva York, EE.UU.- El imponente edificio de Naciones Unidas en suelo norteamericano tiene 38 pisos. El ascensor sólo permite llegar al 37. Allí la seguridad nos escolta un piso más arriba por escalera donde la vista de los rascacielos newyorkinos invita a la contemplación absoluta. De pronto él llega, con su equipo y seguridad propia; se toma una foto con los periodistas que fuimos presentes y nos invita a tomar asiento en una extensa mesa. Estamos frente a frente con Antonio Guterres, un ingeniero físico nacido en 1949 en Portugal que desde enero de este año tiene en sus manos uno de los cargos más desafiantes del mundo: ser el nuevo Secretario General de Naciones Unidas (ONU).

Una agenda en marcha

Cuando Guterres asumió la Secretaría General el 1 de enero, el mundo ya había fijado una agenda de metas concretas a cumplir: los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Adoptados un 25 de septiembre de 2015, los 17 objetivos buscan terminar con las desigualdades, garantizar la paz en el mundo y hacer frente al cambio climático, como ejes fundamentales. “La ONU tiene muchas agendas globales sobre las que trabajamos. Con la de los ODS buscamos crear un mundo más justo, inclusivo, sostenible y globalizado”, explica Guterres, pero aclara: “La ONU es más que el ‘topshow’ que se hace durante la Asamblea. Es el único lugar donde todos los países tienen el mismo derecho de participar. Es la plataforma donde se sientan a hablar. El problema es que no podemos hacer lo que las naciones miembro no hacen. La ONU es muchas cosas: es UNICEF y el Consejo de Seguridad, es el conjunto de derechos humanos y el grupo de personas que están implementando el Acuerdo de París. En un mundo en el que tenemos problemas cada vez más globales, sólo el trabajo multilateral podrá dar una respuesta”.

Para la concreción de dichos objetivos para 2030, hay una condición clave: el financiamiento. Al respecto, Guterres expresa: “Voy a conducir a la organización para asegurar que los objetivos de la agenda se reflejen plenamente en las políticas económicas e internacionales que inciden en la movilización de financiamiento”. Para ello, se buscará reforzar el trabajo con otras plataformas de trabajo conjunto, como la agenda del G20, que el próximo año tiene a la Argentina a la cabeza de su presidencia y sede de reuniones. ¿Una segunda agenda global de trabajo desde la ONU? La lucha frente al cambio climático.

Cambio climático: la prioridad

Con el Acuerdo de París ya entrado en vigor, para el portugués urge dar un paso fundamental: aumentar la ambición en la acción para luchar contra el cambio climático: “Fue un gran éxito que todos los países  firmaran el Acuerdo. Pero ese es el primer paso, no el último, para hacer frente al cambio climático”.

Su firmeza ante el tema lo llevó a marcar diferencias con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para quien “el cambio climático es un invento de los chinos” y quien tomó la decisión de sacar a su país del acuerdo. Consultado por estas diferencias con Trump, Guterres no eludió la respuesta: “Mi posición es muy clara. Creo que el cambio climático es una amenaza muy seria. Creo que los recientes acontecimientos -durante la Asamblea General dos huracanes azotaron el Caribe- lo han probado de nuevo. Creo que el Acuerdo de París es algo que debe ser aplicado por la comunidad internacional y con una mayor ambición. Y creo que la economía verde no sólo es necesaria para salvar al planeta, sino que también es la manera más inteligente de desarrollo”.

Migraciones y refugiados

Si hay una razón, entre otras, por la cual Guterres es la persona adecuada para conducir la ONu, es su experiencia de trabajo en el tema de refugiados. La compleja situación por la que atraviesan distintos países del mundo obliga a repensar la forma en que se actúa ante personas que se ven obligadas a moverse de territorios por cuestiones políticas o sociales. Al respecto, Guterres destaca el trabajo de la organización: “La ONU está haciendo lo mejor en muchas situaciones conflictivas del mundo para prevenir, para mediar, para resolver. La ONU representa el trabajo humanitario de todo el mundo”.

En este mundo impredecible con eventos ambientales cada vez más extremos, ¿qué ocurre con aquellas personas que se ven desplazadas por efecto del cambio climático? “Hay una definición legal sobre refugiados, que son las personas víctimas de persecución política, pero que no incluye a las personas que son forzadas a movilizarse por el clima. En relación con ello, se hicieron algunos esfuerzos por parte de algunos países para lanzar una agenda de protección, pero todavía no es universal”, explica el ingeniero. Y agrega: “Estamos al inicio de la discusión sobre este tema”.

 Igualdad de género

Gran parte de la comunidad internacional consideraba que ya era hora de que una mujer ocupase el máximo cargo máximo de la ONU. Cuando Guterres fue elegido, supo que una de sus agendas prioritarias debía ser la igualdad de género. Pero no sólo en el cumplimiento del quinto ODS en los distintos países, sino también al interior de la organización global. Por eso, en esta Asamblea General anunció la Estrategia de Paridad de Género, una iniciativa que busca alcanzar la igualdad en la participación de hombres y mujeres en nivel superior a 2021 y en toda la organización para el 2028.

“Esta hoja de ruta satisface una necesidad urgente, un deber moral, una necesidad operacional y una prioridad personal”, confiesa Guterres, quien eligió mujeres para la mayoría de cargos de alto rango de su equipo logrando aumentar en un 25% la participación femenina en relación con sus antecesores. “Más que estadísticas, tenemos que cambiar nuestras propias actitudes y enfoques. Debemos liderar el ejemplo sobre la igualdad de género y el empoderamiento femenino, que es uno de los mayores retos y oportunidades en materia de derechos humanos de nuestro mundo”.

Guterres habla sobre conflicto y paz hasta que la puerta de la sala se abre y cierra sin que nadie entre. Es el aviso de que llegó la hora de continuar con su agenda. Nos saluda en los cuatro idiomas que habla: portugués, español, francés e inglés. Ya de pie, cuando todos estamos apagando nuestros grabadores, se da vuelta y nos dice: “Tienen una hermosa profesión que puede hacer mucho en estos tiempos. Asegúrense de aprovecharla”.

De cara al G20. La Argentina, con rol protagónico

La vicepresidenta de la Nación, Gabriela Michetti, fue la encargada de representar al país en el marco del Debate general de la 72° edición de la Asamblea de Naciones Unidas, que tuvo lugar este mes en la ciudad de Nueva York, Estados Unidos. El foco de su exposición estuvo puesto en la búsqueda de una solución pacífica a la situación conflictiva en Venezuela, junto con el reclamo por reanudar las reuniones bilaterales con Reino Unido por la soberanía de las Islas Malvinas. También reforzó el pedido ante la comunidad internacional por el esclarecimiento del atentado a la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) y remarcó la necesidad de avanzar en la implementación del Acuerdo de París para hacer frente al cambio climático. Luego, en su encuentro con el Secretario General Antonio Guterres, buscó aunar las agendas de desarrollo sostenible de Naciones Unidas con la del G20, que tendrá a la Argentina como protagonista el próximo año.

| Artículo publicado en el suplemento de Gestión Sustentable del diario La Razón |

La Razón

Tais Gadea Lara • 2 Octubre, 2017


Previous Post