Una verdad que incomodó… y promovió la acción climática

A 10 años del estreno de “Una Verdad Incómoda”, y como Climate Reality Leader, una reflexión sobre lo que este documental significó para la lucha de la humanidad frente al cambio climático.

Hace dos semanas tuve la posibilidad de volver a realizar una presentación como Climate Reality Leader a alumnos de escuelas secundarias en mi querida ciudad de Buenos Aires (Argentina). En el marco de la iniciativa “Escuela de Vecinos”, el objetivo era que los chicos obtengan información sobre la temática y puedan despejar sus dudas respecto de una actividad para nada fácil y que desempeño a diario: la comunicación del cambio climático.

Justamente fueron estos dos conceptos (comunicación y cambio climático) los que me permiten compartir esta anécdota que se desarrolló aquella tarde. Cuando mencioné mi especialización en cambio climático como parte del entrenamiento de Climate Reality Project, nombré (claro) a su ideólogo  por excelencia: Al Gore. Pero pronto vi caras de desconocimiento en esos adolescentes atentos a cada una de mis palabras. Ante ello, pregunté: “¿Saben quién es Al Gore?” Las cabezas se movieron a un lado y al otro dando una señal negativa. “¿No les suena un ex vicepresidente de Estados Unidos?”, continué con mi interrogación. Ya algo miedosos por no conocer la respuesta, volvieron a responder negativamente. Y ahí decidí realizar lo que sabía sería el enlace perfecto, el vínculo de equilibrio, el punto de encuentro entre ese momento de comunicación y la problemática del cambio climático: “¿Vieron ‘Una Verdad Incómoda’?”. Casi de inmediato a empezar a nombrar el título del filme, las sonrisas aparecieron en esas caras anteriormente miedosas, y el movimiento de sus rostros pasó a hacer a un lado y a otro pero de arriba a abajo. La respuesta era afirmativa.

Lo que fue un momento de unos breves minutos y que hoy apenas parece una anécdota, es un símbolo de lo que “Una Verdad Incómoda” ha significado en la vida de cientos, miles, y hasta me atrevería a decir, millones de personas en todo el mundo. Si bien el incomparable Al Gore fue protagonista de esta obra maestra, lo que destacó a “Una Verdad Incómoda” fue esa posibilidad de trascender más allá de su realizador. El mensaje era más importante que el mensajero: el cambio climático era una realidad y, como seres humanos y principales responsables del problema, debíamos actuar.

Quizás yo misma hace 10 años, cuando iniciaba mis estudios universitarios en comunicación para ser periodista, no tenía en mente en detalle la figura de Al Gore. Pero algo era cierto: esa noche que decidí en solitario ver “Una Verdad Incómoda” el rumbo de mi profesión y de mi vida cambió para siempre. Si bien el vínculo con la naturaleza y el cuidado del planeta se mantuvo en mí desde pequeña (por esos motivos raros de la razón dejé de pequeña a comer carne roja, por ejemplo), fueron esas imágenes visualmente perfectas y plagadas de información las que me marcaron en mí un mandato claro: tengo que hacer algo por el planeta, tengo que dar mi aporte también desde la comunicación, tengo que escribir y hablar sobre el cambio climático y las formas para adoptar un estilo de vida más sustentable.

Mi breve racconto de lo que fue mi primer vínculo con “Una Verdad Incómoda” es apenas uno entre millones en todo el mundo, a los cuales, estoy casi segura, marcó un antes y un después. Si hay algo que este proyecto cinematográfico logró (además de valiosos reconocimientos desde la Academia de Cine hasta el mismo Premio Nobel), es llevar a la pantalla grande (y posteriormente a la pequeña de los hogares) una problemática sobre la cual pocos (sí pocos hace tan sólo 10 años) se animaban a hablar, una realidad que molestaba a muchos, un problema que incomodaba y sobre el cual era necesario empezar a actuar.

Pero si hay algo que es cierto es que “Una Verdad Incómoda” es un documental y como tal, logró hace 10 años el resurgimiento del cine ambiental. Significó un despertar de interés a nivel producción y audiencia en la posibilidad del séptimo arte, no sólo para entretener con películas hollywoodenses, sino también para evidenciar las situaciones sociales, políticas, ambientales que vivimos en estos tiempos, para provocar un llamado de acción. ¿Acaso el cine no es el medio por excelencia para ello? De hecho, luego de “Una Verdad Incómoda”, fueron varios los que empezaron a sumarse a la tarea de hacer del cine un medio de expresión sobre la temática, desde el propio Leonardo Di Caprio hasta Yann Arthus-Bertrand.

El cambio climático es una realidad y es producto de la actividad humana. Y eso es algo que aún al día de hoy, en pleno 2016, sigue siendo una incomodidad para muchos. Incluso para algunos que, como defensa, buscan “lanzar ataques” contra el propio Al Gore y su huella ambiental producto de la cantidad de viajes que realiza. No conozco la casa eficiente de Al Gore, pero sí presencié los entrenamientos que realiza. Más de 350 personas en Río de Janeiro (Brasil), donde me entrené; más de 700 personas en Toronto (Canadá), donde fui mentora. En uno y otro, el impacto que se genera en cada uno de esos seres para que se conviertan en líderes climáticos y continúen generando conciencia en sus países, creo es un medidor más que eficiente de compensación. ¿O acaso no lo es el hecho de que, luego de mi charla, estos jóvenes de Buenos Aires estarán presentando ideas a los legisladores locales para que elaboren proyectos de ley que tengan al cambio climático como eje?

A 10 años de su estreno mundial, y con obvios datos que aún se actualizan en cada una de las presentaciones de la organización, “Una Verdad Incómoda” sigue siendo un documental para tener de referencia, para recordar que el cambio climático existe, pero por sobre todo para volver a comprender que, no importa cuánto o a quién incomodemos, es una verdad que, desde entonces, ha promovido la acción climática en múltiples actores alrededor del mundo. Si no la viste, nunca es tarde. Si la viste, estoy segura que estarás dando tu aporte en la acción frente al cambio climático.

Tais Gadea Lara • 24 Mayo, 2016


Previous Post

Next Post