“El planeta se está destruyendo, a menos que tengamos una generación de chicos que lo cuide”

Preocupado por la desconexión que percibía en sus hijos con la naturaleza, emprendió un proyecto que terminó revolucionando a su familia, a la ciudad británica de Londres, al cine documental y al mundo entero. Su objetivo es claro: reconectar a los niños con las increíbles sensaciones de lo natural. Para ello, realizó una campaña marketinera en toda la ciudad inglesa, lo documentó en el filme Project Wild Thing (Proyecto: La Cosa Salvaje) y lo conserva hoy a través de una red online. Una conversación con David Bond, director, padre, productor, director de marketing de la naturaleza, escritor.

¿Qué te ha inspirado para emprender Project Wild Thing?

Soy padre de dos hijos. Cuando empezaron a crecer, empecé a observarlos y a comparar su infancia con la mía, y luego comparé la mía con la de mi madre, y la de ellos con la de su abuela… había cambiado. Mi madre corría durante su infancia por un espacio extenso, yo luego por uno de menor tamaño y mis hijos por uno aún menor.  Quise entender ese cambio y, mientras empecé a investigar para el documental, quise empezar también a revertirlo.

¿Cómo definirías al Proyecto?

Es difícil de definir. Se trata de una película y, dentro de esa película, hay una campaña. Esa campaña, luego, continúa al día de hoy en el afuera. Es una campaña sobre cómo reconectar a los chicos con la naturaleza. Sin embargo, cuando creíamos que íbamos a fallar, la respuesta de la gente nos sorprendió. Las personas comenzaron a conectarse con la idea e involucrarse, y el movimiento creció. Debo reconocer que, si bien era algo “tonto” ser el Director de Marketing de la Naturaleza para el documental, lo disfruté (risas).

Conforme tu experiencia e investigación, ¿Por qué es importante que nos reconectemos con lo natural, lo salvaje?

Hay una abrumadora evidencia científica respecto de que el vínculo con la naturaleza tiene beneficios. Hay argumentos realmente muy buenos y de diverso tipo. Por motivos de salud, está comprobado que una sala de hospital con ventanas a espacios verdes contribuye en la mejora del sistema inmunológico de los pacientes. E incluso, si no quieres un motivo de salud, pero sí económico: el 80% de los emprendedores británicos exitosos han plantado árboles durante su niñez. Es decir, si quieres que tu hijo sea exitoso, planta árboles también hoy con él.

¿Cómo llegamos a este momento de tal desconexión con la naturaleza?

Estamos en el peor momento. Los chicos le dedican cada vez mayor tiempo a las pantallas y cada vez menor tiempo al afuera, como nunca se ha visto antes en la historia de la humanidad. El problema es enorme, es muy presente, y muy urgente. Pero la buena noticia es que se detuvo su empeoramiento. ¿Por qué? Porque las personas comenzaron a hablar del problema, porque los padres comenzaron a hacerse preguntas sobre sus hijos, porque hay acciones y campañas al respecto. Es complejo y llevará un largo proceso de reconexión.

¿Tan complejo como ese momento de confusión en tu documental porque te diste cuenta que las leyes del mercado capitalista seguirían ganándote?

Llegó un momento del proyecto en el que me pregunté “¿Qué estoy haciendo?”. Vivimos en un mundo con valores egoístas que buscamos llenar con cosas egoístas. Yo quiero pensar que primero tengo que cambiar esos valores de los padres para luego poder comunicarme con ellos. Tienes que conocer a las personas donde están, así de afectadas por el marketing.

Las grandes empresas poderosas de la industria seguirán ganando. Pero nosotros tenemos que seguir luchando por hacer que el cambio sea posible. No hemos ganado, pero hoy cualquier persona del mundo, inclusive de Argentina, puede unirse a la red. Hemos comenzado a hablar con los padres, y ellos mismos comenzaron a plantearse de que quizás no necesitan gastar dinero para hacer felices a sus hijos. La película fue tan sólo un comienzo. La red podrá representar un cambio real. El planeta se está destruyendo, a menos que tengamos una generación de chicos que lo cuide.

¿Cómo continúa el proyecto a través de la red?

Por un lado, la red surgió con el propósito de facilitarles a los adultos el hecho de pasar más tiempo afuera con sus hijos. Por otro, desarrollamos una aplicación que ofrece ideas sobre qué actividades llevar a cabo en el afuera. Hoy contamos con un mapa que te ubica esos lugares donde poder interactuar con la naturaleza en el Reino Unido.

¿Qué reacción tiene la gente ante esta propuesta de reencontrarse con lo natural?

Algunas personas dicen que no tienen tiempo. Otras que le estoy dando una actividad más por hacer en su rutina. Lo que yo siempre respondo es: puedes hacer un muy pequeño cambio. Hay personas que me contaron cómo les cambió dejar el auto un poco más lejos del colegio y hacer juntos el camino a pie. Incluso, los mismos niños protagonistas del documental se han visto transformados por la experiencia. Hoy se reconectan promoviendo granjas locales y dedicando mayor tiempo al afuera. Londres es una ciudad con muchos espacios verdes. El reconectarse con lo natural no implica tener que ir a vivirse al medio del bosque. Podés conectarte también con ello entre medio del concreto con plantas, flores y más verde. Y si te preocupan todas las aristas del problema, salí afuera, que todo empieza a mejorar.

¿Cuál es el rol de la escuela en este proceso?

La educación es vital. El problema es que tenemos docentes jóvenes que se criaron fuera del mundo natural, con una vida al interior. Los chicos pasan mucho tiempo frente a las computadoras en la escuela y luego regresan a sus hogares, y continúan frente a la computadora. Tenemos que enseñarles a las docentes sobre el afuer,a y afuera de las aulas con los niños.

¿Y de los medios de comunicación?

Los medios reflejan los miedos de los adultos por los “peligros del exterior”, los amplifican a través de titulares que dicen que el mundo es un lugar peligroso. No digo que dejen de publicar historias horrorosas, sino que empiecen a escribir sobre cuán peligroso es que los chicos estén todo el día frente a la pantalla, cuán peligroso es que no se conecten con la naturaleza. Los periodistas son los Directores de Marketing de la Naturaleza perfectos.

 ¿Qué les dirías a nuestros lectores, niños, jóvenes y no tan niños?

Es muy fácil dejarse llevar por el hecho de tener el próximo celular, la próxima computadora o el último estreno de una película. Pero deben aprender que el tiempo en la naturaleza es el mejor tiempo que pueden dedicar de sus vidas. Es libre, no tiene costo y es realmente bueno y positivo para tu salud física, mental y emocional.

| Artículo publicado en Revista Ecomanía#24 |

activismochicosnaturalezaniños

Tais Gadea Lara • 2 Julio, 2015


Previous Post

Next Post